Enlaces a la web:

26/3/14

El Cohiba del limpiabotas



A Julián, le gusta llevar zapatos buenos, "de tres o cuatro y medio", le decía a Manuel, camarero del bar donde a veces tomo una cerveza,  al pasar por el centro cuando tengo tiempo. Antes desayunaba a diario. "Tengo derecho", me dijo, después se presentó y me dio la mano manchada de betún. Ya le había hecho la fotografía. 

Quiso invitarme a una cerveza, mientras se fumaba su cohiba en la puerta. Orgulloso de Puro y zapatos, hablaba de la clase de gentes, que se nace y no se compra, que Manuel, detrás de la barra, tenía mas de eso llamado clase que muchos señores.

"Tengo derecho", repetía, "tengo derecho a fumar un cohiba de veinte euros y llevar zapatos buenos".

Manuel cerraba el bar dejando a Julián con su cohiba y un botellín en la calle, orgulloso.

6/12/13

ADIÓS MTV, OLA K ASE´s.


-Una pena. Ahora no podremos ver hacia donde va nuestra juventud con ese estupendo programa Gandia Shore. Donde una rubia de bote hablaba como si estuviera poseída, o un chaval nunca quiso salir del armario. Todos acababan acostándose con todos, como si fuera a acabarse el mundo después de unas borracheras dignas de alcohólicos consagrados. Eso si, culto al cuerpo y solo eso, siempre delante del espejo y nunca detrás de un libro. Aunque también echaré de menos a ese ególatra pero buena persona Mario, que aun no se como o porqué llegó a casarse con unos de mis ídolos, Alaska, para hacerle sombra allá donde van, aunque creo que va a ser un alivio descansar de ese simpático seudo-roquero loreño.

-También a los muchachos que se dan tortazos, madres adolescentes, o ese programa que descubría falsos novi@s internautas.

-En fin, se va un grande de la cultura. Aunque eso de cultura era antes de todo este circo, cuando se podía llamar cultura musical, que por lo menos, animaba a gente joven a cantar y tocar instrumentos. Esforzarse por sus sueños. No esta fama rápida y barata de choni con postizos.

-Pero no se piensen que nos quitan la MTV para poner un canal de historia u otra como la desaparecida CNN, que va, otra TV futbolera, para que no hablemos de otra cosa que de eso, la cultura del fútbol. ¡VIVA ESPAÑISTÁN!.

23/4/13

Retratos de feria

  Mirando hacia arriba, observar, encuadrar, y a veces no pasar desapercibido, no es un problema, por que sorprendes al retratado. 

  Revisar el material, que nadie me encarga, solo es por placer de fotografiar momentos, cuadros imposibles. Una chica que desde atrás del coche manda un beso, mientras el cochero guía ausente de la historia que transcurre por su espalda.(Foto izda.)

  Muchas veces paro en seco, en cualquier cruce. Una joven contrasta con las sombras y traje blanco, sustos contínuos por mulas y caballos, escenas repetidas por el Real, donde el ruido de los cascos se confunde con tambores de sevillanas y cañas de gitanos. Cascabeles delatan sus idas y venidas, símbolo de poderío en primavera. (foto dcha.)

  Los forasteros: síntoma de que se acaba, cuando llega el sábado, donde las casetas cambian de acento y los bailes se vuelven torpes, pisotones y trajes prestados. 

  La calle llena de calle, paseos interminables de unos para despedida de otros. Esos visitantes darán el último empujón a la fiesta, con sus caras nuevas, carteras sin estrenar y sin albero en los bajos.


  La feria mas presuntuosa de todas, esa que miran con recelo nuestros vecinos. "Que si los invitados de los de Sevilla y los gorrones del norte". Pero al final todos caben en la ciudad efímera, y siempre hay una caseta donde ir o colarse, dicho sea de paso. Eso si aceptan dinero.

  El polvo se mezcla con el sol de la tarde, esa imagen de contraluz me molesta, prefiero el sol a la espalda. En esa hora procuro esconderme hasta la puesta.(Foto izda.)

 Tiempo peligroso donde se pierde su noción.

 El volumen de las sevillanas sube, los conjuntos flamencos empiezan a tocar y los equinos se van a las cuadras. Debajo de las lonas a rayas comienza un baile contínuo de vueltas y vueltas, con sugerentes pasos y miradas. Los flecos de los mantoncillos se relían con los botones de las chaquetas, algunos se quedan ahí, otros esperan. Excusas de besos.(Foto dcha.)



 Buscando fuego en un bolsillo minúsculo, una gitana me llama la atención. Con ojos grandes y azules a juego con flor y vestido, el pitillo en la boca, pestañas grandes como encajes y escote sugerente, destaca entre el resto de la mundo.(foto izda.)

  Cuando tengo cuadros así, me recuerdan al frenético movimiento de la gente, aprovechando las calles vacías de tráfico del paseo de caballos, donde con ganas se echan a la calzada en todas direcciones.

  Los puestos de las esquinas cobran protagonismo con sus colores de dulces y algodones de azúcar.(Foto abajo 1ªdcha.).




  Una gitana se deja fotografiar con sus claveles en las manos, joven curtida con colores para adornar solapas y peinados (foto abajo 1ª.izda.). Gente que corre por albero amarillo y adoquines mojados. (Foto abajo 2ºizda. / 2ªdcha.).

  Cómplices miradas de barra consigo con plano picado y pícaro.(Foto 3ª dcha.) Empieza la noche...





Así veo yo un día de feria.

2/4/13

Al 15%

  Lo de escribir, se lo he dejado al tiempo, pero parece que un 15% de batería me sobra como para darme en unas pocas líneas. Desahogarse diría yo. Los que me conocen saben que la presión no me influye; las prisas, el fracaso, la agonía, la tristeza, ni siquiera la salud me hace variar. Pero el entorno me desanima tanto, me oprime.

  Me parece tan absurdo, como ridículo, haber perdido mi diccionario, y no se dónde dejé a mi guionista, ese imaginario, que como voz en of, me relataba la vida en mi oído, así, en tercera persona. Alguien me dijo que los que pensamos así estamos locos, no se sí me lo dijo o me lo contó. Aquí en este blog ya me puse, sin querer insultar a nadie, como loco. Y digo sin insultar, por que hasta el que está loco de psiquiatra, creo que mejor que yo, se ve.

Aún recuerdo mis noches en vela, así como esta, era en cambios de hora, así como hoy. Irascible.

Pero al final es lo de siempre, por no hacer daño, me lo hago a mi. Y recuerdo esa sesión de risoterapia, donde me dijeron, que para dar, primero tiene que estar lleno uno mismo. Si no, sólo contaminas.

Cuando se pierde todo, puedes hacer lo que quieras.

8/3/13

La capsula del tiempo (Parte I).

He abierto mi cápsula del tiempo. Todos tenemos una. Pero la mía es inmensa. Llena de polvo y con olor a rancio, encuentro varios miles de 35mm.

Sobres con negativos blanco y negro o color, diapositivas, y algunas ampliaciones. Será difícil de poner todo eso en orden, pero en algún momento, cuando encuentre como digitalizar lo que me interese, lo haré.

Por ahora, ya, la nostalgia se ha apoderado de mi, encontrando algunas diapositivas. Uno de mis primeros coches, y yo fumando con veinte años.
La suerte de haberme dedicado a esto, me da oportunidad de tener mi vida en imágenes, y si somos los recuerdos, ahora me siento bien.

En este momento me da un poco igual todos mis fallos, lo que me equivoqué y dejé atrás, de eso se aprende. Algunos dirían, "que me quiten lo bailao", y yo he "bailao" mucho, pero mucho.

En este viejo Suzuqui, hice miles de kilómetros, no pude contarlos, se paró en 170.000, bueno, ya estaba así cuando lo compré. Tampoco sabía la gasolina que gastaba, el marcador no funcionaba, yo le echaba mil pesetas de vez en cuando, a veces quinientas. Creo que nunca pinchó, aunque yo no hacía por ello, ya que era capaz de cruzar ríos y hasta subir escaleras. Con el vi muchos amaneceres en la playa y atardeceres en el campo. Con el conocí mi primer amor verdadero. Hice amigos y también perdí.

En el garaje, hay uno igual, rojo y todo. Cada vez que paso por delante, me hace recordar. Siempre digo, que algún día tendré otro como ese, aunque ya no sea el  mismo coche, ni yo seré el de la foto.



4/3/13

Hola Blog

¡Ay!, que susto. Ay, "bloguito" mio, que casi te pierdo, por lo menos en parte. Los vellos de punta, cuando descubrí que todo lo que está en el blog, está en picassa, ahora Google+. Y aun teniendo mis dos cuentas asociadas, solo en una de ellas se encuentran las fotografías aquí publicadas.

Esa cuenta que hace tantos años creé, y quise eliminar, y eliminé. Pero al regresar a mi sitio este, vi como desapareció todo, las fotografías y vete tu a saber que mas.

Que susto, pero Google, en su sabiduría, me dio la opción después de varios días de recuperar mi cuenta, y todo, todo volvió a sus sitio, como cuando despiertas de pesadilla. Fust, y es que creo que si no me leo, en lo de antes, no me recuerdo. 

"Bloguito" mío, te he perreado tanto: que si colores, html, plantillas, variado todo lo que podía, y ahora con vista dinámica. Pero me aguantas.

Aun recuerdo cuando empecé a publicar aquí. Le vi otro blog a un amigo, Pepe, y me gustó tanto. Empecé solo con fotos, y cosas de todo tipo: informática, explicaciones raras, y no se que mas, sin saber muy bien a donde iba esto. Ahora se donde está, y es. Es como algo que me ha visto desde dentro, mi yo pasado, el de antes y ahora. Me ha visto loco, enamorado, triste, desnudo, y ha hablado por mi a muchas personas.

Por esto me han criticado tanto. Pero me siento tan bien de tenerlo, y haber expresado tanto mi yo mas de dentro. Por que ahora me siento lleno. Lo que se siente y no se expresa se pierde. Por eso se que he ganado.

Gracias a Google.


4/1/12

Personajes: "El Langui"


Muchos años llevo viendo a este hombre por el barrio del HELIÓPOLIS, no se ya si es que está loco, bebe mucho, o símplemente, es feliz. Ayer pasé por vísperas de Reyes, con el cartero real por el barrio y al ver "El Langui" la banda de música, se colocó delante y se puso a bailar. Muchos se reían, y es que gracia no le faltaba, con esa especie de cojera muy pronunciada, parecía que le había dado nombre al baile del zambito.

Me dispuse a dedicarle una entrada del blog: personaje sucio, soez o sinvergüenza. Así lo describirían muchos, yo también. Pero cuando ves a alguien que parece que el mundo no va con el, con una simple litrona ya está contento, y su problema no es mas que el de comer, puede que hasta le tenga envidia. 

En el barrio, donde yo también vivía, es ese hombrecillo borrachuzo que nunca falta en la vida cotidiana. A veces te lo encontrabas dentro del jardín de algún chalet, subido a un limonero (¿como se habría subido?, si apenas anda derecho), luego vendería los limones a los bares y restaurantes de la zona. Nadie se quejó nunca, ¿para que?. La verdad que no hace daño a nadie. Lo mas que hace es asustar a los niños, y solo por feo.

Aunque algunos piensen que no tiene por que estar en la calle, dormir bajo el puente, o vagabundeando, a esos, les recuerdo que la calle es de todos. 




30/12/11

Atardecer en verano


En ocasiones que busco las imágenes, jamás las encuentro. No solo busco encuadres, o luces, si no historias que se intuyen, esas que sin pie de foto lo dicen todo. 

Ya caía la tarde en esa playa de Sancti Petri, zona donde suelo pasar algunas temporadas vacacionales, me senté en el chiringo de siempre, y observé. La familia que estaba junto a la orilla se disponía a recoger, la luz dorada del atardecer, inconfundible de la costa de Chiclana, me dio el motivo perfecto.

Parecía que el momento me buscaba, primer día de vacaciones y la cámara recién estrenada. Mi historia la contaba como si me hubiera llegado la inspiración con la brisa del océano. Aires nuevos de refresco, espantando todos aquellos malos augurios que se quedaron en la calurosa Sevilla.

Anhelo tanto esos días, deseoso de volver a Cádiz, con Laura y mi hija Claudia.